Cuando tratamos de aprender como se doma un caballo, cada paso que damos en la dirección equivocada es una enorme pérdida de tiempo y una gran fuente de frustraciones tanto para nosotros como para nuestro caballo. Reconocer y aprender lo verdaderamente “correcto” es fundamental y creo que quien mejor puede opinar sobre este tema para servirnos de guía es el mismo caballo. Es por eso que nuestros métodos, deberían de considerarse buenos o malos juzgándolos desde el punto de vista que más beneficia al caballo y teniendo en cuenta las buenas sensaciones que con unas u otras prácticas, podemos provocar en él y que nos dará siempre que lo hagamos bien, ya que no tienen la capacidad de mentir.

La doma debería empezar entonces por la confianza tanto del caballo en nosotros, como de nosotros en el caballo….y terminar en la obediencia más absoluta. Dicha obediencia no significa la anulación de la identidad ni de la personalidad del caballo. Para lograr este equilibrio entre confianza y obediencia, caballos y jinetes han de recibir una instrucción previa clara, correcta, ordenada y exigente, pero también, totalmente respetuosa con sus psicologías y biomecánicas.

De-construir los ejercicios y mecanismos terminados de cualquier disciplina o deporte hípico, incluso, el paseo o el trabajo en el campo, en piezas pequeñas hasta llegar a convertirlas en sensaciones perceptibles y comprensibles, tanto por el jinete como por el caballo, para a partir de ahí, volver a reconstruirlos hasta llegar a los ejercicios terminados, teniendo en cuenta unas bases solidas sobre lo verdaderamente esencial (que casi siempre permanece oculto para nosotros) en cuanto a conocimientos de etología, biomecánica y técnica, tiempo de madurez física y mental, etc., Esta es la clave para que jinetes y caballos avancen de forma armónica, constructiva y sin sufrir los frecuentes problemas y frustraciones derivados del conocimiento basado solo en las apariencias propias del estilo o estética de cada época o disciplina hípica.
Este será el camino para conservar y mejorar el bienestar físico y mental y el rendimiento de nuestro caballo, durante su vida a nuestro lado bien como compañero, bien como deportista.

Este será el camino que nos conduce a montar con nuestro caballo y no a su costa.

Marco Barba        

info@ranchoelcaminoreal.es | Teléfonos: + 34 670 720 538 / + 34 630 319 939