TERAPIAS    ECUESTRES

Las terapias ecuestres son aquellas actividades en las nos beneficiamos de las diferentes aportaciones que el caballo puede aportarnos:

- Hipoterapia
- Equitación terapéutica
- Terapias Sociales, coaching
- Volteo Terapéutico
- Estimulación temprana
- Equitación adaptada




En cada una de estas disciplinas terapéuticas los caballos adquieren diferentes protagonismos: Compañero, elemento de motivación, recurso de estimulación, herramienta, terapeuta…

El objetivo principal de las terapias ecuestres es el de contribuir a un desarrollo positivo e integral de las personas con algún trastorno motor, cognitivo, emocional, funcional, social…

En función de la patología se trabaja con uno u otro programa, con objetivos individualizados y con diferentes profesionales.

Estas terapias se gestionan a través de una asociación (Guadarnés, G 24627820), creada en el año 2011; se trata de un equipo interdisciplinar que se coordina con otros profesionales externos que trabajan con anterioridad con el usuario para poder crear un plan de trabajo coherente y funcional. El equipo está formado por profesionales del caballo, de la salud, de la educación y de las terapias ecuestre y un grupo de voluntarios que son formados a través de la asociación.

La asociación trabaja en un proyecto pionero de Terapias Ecuestres con el Colegio de Educación Especial Bérgidum.





SESIÓN DE HIPOTERAPIA
En estos programas el papel de caballo es de terapeuta, beneficiándonos de los principales principios terapéuticos, con ejercicios neuromusculares controlados por un fisioterapeuta o psicomotricista.


SESIÓN DE EQUITACIÓN TERAPÉUTICA
En esta disciplina, el caballo es un recurso de intervención en habilidades sociales y trabajos de contacto corporal. Es un elemento de motivación para trabajar la psicomotricidad fina.




LOS CABALLOS Y LAS TERAPIAS

Equilibrio, tranquilidad, armonía, calidad de movimiento, confianza… son muchas cualidades las que necesitamos de nuestros caballos para poder realizar las Terapias Ecuestres y su principal objetivo de contribuir a un desarrollo integral y mejora de las capacidades de los usuarios.

Lo primero que tenemos en cuenta para realizar estos talleres es saber que los caballos son animales gregarios, muy sociables, que viven en grupo y para el grupo ya que solos morirían y que su jerarquía se estructura en torno a un líder, de aquí debemos comprender su comportamiento.
Utilizamos caballos con una buena base de confianza y relación con los seres humanos antes de usar ningún método de doma, y teniendo en cuenta que sean equilibrados, fuertes, serenos y afectivos. Es muy importante, para el desarrollo de esta actividad que los caballos no trasmitan al jinete ningún tipo de tensión o miedo, debido muchas veces a una mala doma o desconocimiento de una buena equitación.

Bonita, Yegua tres sangres de 8 años durante una sesión de terapia.
Bonita ganando el campeonato de España de team penning Open limited, Biescas 2011.


En concreto en la hipoterapia, si los caballos no trabajan biomecanicamente correctos, el principio terapéutico de trasmisión del patrón de marcha humana no se transmite de manera adecuada, y sus beneficios están limitados.










Estos animales son capaces de percibir nuestras anomalías y considerarnos débiles e indefensos e incluso adaptar su movimiento a estas circunstancias.
El caballo nos trasmite fuerza y poder, aumentando nuestro autoestima y haciendo que olvidemos nuestras limitaciones. Creamos miles de emociones nuevas a la vez que aprendemos a controlarlas.
El caballo es una masa táctil y móvil recubierta por millones de receptores estimulados por sus propias interpretaciones sensoriales.Estos receptores proporcionan una poderosa percepción sensorial. Cuando el cerebro humano recibe una sensación correcta comienza estimulando endorfinas. Esto significa que podemos utilizar la estimulación sensorial del caballo en movimiento para ayudarnos a mejorar la memoria, emitir juicios, recuperar el equilibrio, aumentar la coordinación y tomar conciencia del cuerpo y mejorar la autoestima.
A rasgos generales a través del caballo conseguimos a nivel físico desarrollo del tono muscular, mejora de la psicomotricidad, mejora de coordinación, mejor desarrollo circulatorio, respiratorio, muscular y óseo, mejora del equilibrio y tronco erguido. A nivel psíquico mejora la relajación, comunicación y dominio de uno mismo, atención y control emocional, aumento de la autoestima, mejora de la socialización y mejora de la capacidad de aprendizaje.


info@ranchoelcaminoreal.es | Teléfonos: + 34 670 720 538 / + 34 630 319 939